Abraza la Noche
Bienvenidos a Abraza la noche. Para empezar nuestra aventura, regístrate, preséntate y participa de las actividades del foro dedicado a aquel divino placer: Leer

Fin y principio

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Fin y principio

Mensaje por lupinvalle el Lun Jul 12, 2010 11:30 am

No puedo llorar, aunque tal vez debería…
-¡Pobrecita, con lo joven que era!
La estoy mirando, y todavía no lo creo
-Y mirad al marido. ¿Qué será de él ahora?
Sigue hermosa, aunque sea tan solo un pálido cuerpo…
-Descansa en paz, Helen.
Sin vida...
-Richard, ¿quieres acercarte a ella por última vez?- Me dice su hermana.
Me acerco, como si fuera un espectro. Le cojo la mano. Antes me hubiera respondido con una sonrisa. Ahora no…, imposible.
Su hermana me ha tomado del brazo, pero lucho para que no me aleje de ella. ¡No quiero! ¡Tengo que estar a su lado!
-Richard, vamos.
Me alejo. Unos señores desconocidos cierran el féretro que va a contener su cuerpo. Y la bajan, la bajan por un maldito hueco. ¿Por qué tiene que acabar así? ¿De verdad se merecía esto?
Su hermana todavía me tiene cogido del brazo. ¡Cómo si pudiera hacer algo!
Me giro. Prefiero no seguir mirando. Todavía no puedo llorar.
-Richard, sabes que estoy aquí para lo que necesites. Tú ya eres un hermano para mí.- Me dice la hermana.
Me da un beso en la mejilla, y me deja solo. ¡No lo aguanto!
Salgo tras ella, y me doy cuenta de que está llorando. ¡La envidio! ¿Por qué no lo hago yo?
-Richard, tranquilo. Ve a tu casa, relájate. Mañana hablamos.
Se fue. Otra vez sólo.
La gente me rodea, dándome el pésame.
-Le acompaño en su dolor.
-Siento la pérdida de Helen.
-Le acompaño en el sentimiento.
Son las frases que más se repiten ¿pero cómo se van a poner en mi lugar? ¿Cómo se puede ser tan falso en una situación así?
Poco a poco, todos esos hipócritas se van. Ahora sí que estoy sólo.
Me acerco a la tumba, y me pongo a rezar. En realidad, nunca he sido muy religioso, pero ahora lo necesito, por lo menos necesito desear que esté en otro lugar mejor, sin sufrimiento.
Lo habíamos pasado muy mal desde que le dijeron lo que iba a ocurrir, pero ella no había perdido la sonrisa.
-“Richard, no te preocupes, es el destino…
Bah…, destino, una absurda palabra para que nos conformemos con lo que nos viene en la vida.
-seguro que hay cosas peores que esto.”
¡Cómo que hay cosas peores! La muerte…, algo inevitable, que hace que no vuelvas a ver más a la persona a la que ha acechado. ¡Qué alguien me diga qué es peor que eso! Me la ha arrebatado…, y eso no se lo perdono.
Teníamos felicidad, amor, ¡sueños!
Tras esto, una lágrima está recorriendo mi cara, me acaricia y me alivia más que cualquiera de las personas que han asistido al funeral. Y tras esto, las demás le siguen. Grito, chillo, lloro….
-¿Por qué? ¿Por qué?
La gente me mira, pero me da igual. Todos son unos idiotas, que no pueden comprender mi dolor.
A pesar de que parecía que me había sentido mejor, mi corazón sigue abatido. ¿Qué puedo hacer? Soy capaz de quedarme allí, hasta que muriese junto a su tumba…, pero el estar parado hace que me ponga nervioso.
Miro hacia la salida, la cual me llama para que vaya hacia ella. Y corro, pero no me paro allí, sigo, y sigo.
Recorro entero mi pequeño pueblo, lleno de malos recuerdos.
¡Allí, en ese banco, es donde me declaré…, una de las mejores noches de mi vida! ¡Nos juramos millones de cosas!
En esa pequeña iglesia fue donde nos casamos. ¡Era tan feliz!
Y en esa casa, sí…, justo la que está a la derecha de la iglesia, nuestra casa, es donde murió. La maldigo, y continúo corriendo.
Acabo de salir del pueblo. He entrado en el bosque donde todos los del pueblo hemos ido a jugar en nuestra infancia. ¡Oh, allí la conocí…!
Todo me recuerda a ella. Tal vez debería dejar de pensar

¡Helen…, pobre Helen!

Helen…
No puedo, me es imposible.
Sigo corriendo, y sobrepaso el límite seguro del bosque. El cielo se oscurece, no ha parado de llover y el bosque es muy extenso... Empiezo a sentir miedo, pero no voy a parar.
Los ramajes de los árboles se van haciendo cada vez más espesos. Cortan, rasgan mis ropas. Algunos han penetrado en mi piel, y me han producido cortes que sangran, pero mi corazón está tan dañado, que unas simples heridas físicas no me van a producir dolor. El camino es largo, pero tengo que llegar a mi destino…, desde el momento en que empecé a correr, sabía que tenía que llegar allí…
Aminoro mi paso. Ante mí hay un hermoso paisaje. La hierba en el suelo se extiende hasta el límite de un profundo acantilado en el que las olas rompen con bravura, produciendo un bello estruendo; el mar está violento. El cielo nocturno está encapotado.
Un rayo acaba de iluminar el cielo, y a este le siguen más. La lluvia cae fuertemente. El pelo me cae mojado en la cara…, estoy empapado.
Acabo de llegar a mi límite, caigo de rodillas, y vuelvo a llorar, pero ahora con mucha más fuerza.
Todo este paisaje refleja mi alma agitada cual ola brava, oscura como el cielo, triste… ¡Oh, Helen! ¡Si me vieras, qué ridículo estoy! ¡Y cómo estoy sufriendo!
Me pongo de pie, camino, y me siento en el límite del acantilado. Las nubes se mueven, y dejan salir a una luna con una luz muy tenue, camino de ser luna nueva. Se apaga, como mi corazón.
Miro hacia abajo, la distancia es muy grande. Tras la caída, la muerte está asegurada.

Acabo de tener una idea… ¿Pero estaré loco? ¿Cómo lo voy a hacer? Soy un inconsciente que no piensa en las consecuencias. ¡Ese no es el camino! ¡Hay que aprender a afrontar los problemas.

-¡No! ¡Richard! ¡No!

-¡NO!

Cada vez que lo pienso, mejor me parece…
-¡No, es una locura!- Me digo a mí mismo
¿De verdad deseas seguir viviendo? ¿Qué vas a hacer en el mundo sin ella?
-¡Maldito demonio de mi conciencia! ¡No me tientes!
Sólo es un momento…, y se acabó
-No…, no lo sé…
Venga, sólo un paso…, ya está.
-Va…, vale, lo haré.
Pienso en las ventajas que va a tener mi acción. La verdad es que nada me queda en esta vida sin ella. ¡Saltaré!
Camino hacia atrás, y corro hacia el acantilado. ¡Salto!
Me siento libre, incluso disfruto de la sensación. ¡Vuelo, voy a ser libre de esta dolorosa vida!
¿Libre…, de verdad vas a ser libre?

¡Oh no! ¿Qué estoy haciendo? ¡Este no es el camino que quería elegir! ¡Quiero volver atrás! ¡Quiero volver a atrás!
Grito, grito fuertemente, hasta que no puedo más…
Mi familia…, mis amigos…, no había pensado en ellos. Soy un idiota… ¡No los volveré a ver! Pero su sufrimiento será lo peor de todo. ¡Cuánto padecerán por mí, sin necesidad de haberlo hecho! Espero que se olviden pronto de mí, lo merezco. ¡Tan solo soy un pequeño idiota, huyendo de un mundo demasiado grande! ¡He sido un cobarde, y mi sufrimiento a ganado la guerra a la razón!
¿De verdad esta era la forma de solucionarlo todo? ¿Podría haber seguido hacia delante y llevar una vida normal? Bueno…, por mucho que me pregunte ahora, la respuesta nunca vendrá, este es el fin.
Decido cerrar los ojos, hasta que llegue el final. Todo está oscuro dentro de mí.
Parece que la caída no va a tener fin.

¿Dónde está el dolor? Empiezo a sentirme…, no sé…, es algo inexplicable. Ni siquiera sé si es algo bueno o malo.
Todavía no me atrevo a abrir los ojos. Hasta para esto soy un cobarde.

¡No puedo más! Abro los ojos, pero una luz me ciega, ¡no puedo ver nada!
Poco a poco, mi vista se recupera y comienzo a vislumbrar algo. No sé dónde estoy, todo parece una página en blanco, ¡No hay nada!
¿Esta es la otra vida? ¿Algo en blanco…? ¿O es un castigo por haber elegido este fin?
La luz está desapareciendo, o me estoy adaptando a ver. ¿Hay algo delante de mí?

¡Imposible! ¡Helen!
Me encuentro delante de ella. Está hermosa, vestida con un traje blanco, con su cabello rubio, sus ojos azules, su boca, su… ¡Me da la mano!
Se la tomo. La siento… ¡la siento como antes! ¡Es tan real!
La abrazo, siento su cuerpo. ¿En qué nos hemos convertido? ¿Dónde estamos? Ella tampoco parece saberlo.
Decidimos caminar juntos, recorriendo un camino del que desconocemos el final.
Junto Helen…, me da igual el destino al que nos llevará. Mi principio y mi fin es ella.
Ahora sí que he llegado al paraíso.
avatar
lupinvalle
Iniciada

Femenino Mensajes : 869
Fecha de inscripción : 04/07/2010
Edad : 25

Personaje Rol
Nombre: Remus Tyler
Características Psicológicas:

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.