Abraza la Noche
Bienvenidos a Abraza la noche. Para empezar nuestra aventura, regístrate, preséntate y participa de las actividades del foro dedicado a aquel divino placer: Leer

La silla de plata.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La silla de plata.

Mensaje por rrdarkangel el Dom Jul 18, 2010 1:00 pm

Resumen del libro:




Uploaded with ImageShack.us

Jill lloraba porque un grupito del colegio no paraba de molestarla y Eustaquio fue a consolarla. Le habló de Narnia y juntos pidieron a Aslan que los llevara allí. Y eso hizo.

Aparecieron en un bosque y llegaron hasta un acantilado. Jill haciéndose la valiente, se acercó muchísimo al borde. Eustaquio pensó que se caería, pero al final él se precipitó al vacío y Aslan lo envió a Narnia con un soplido. Entonces Jill lo conoció. El león la explicó que estaban allí para encontrar a Rilian, el hijo perdido del Rey Caspian. Y la indicó claramente unas señales que ambos debían seguir para encontrar al príncipe. Después, Aslan también sopló a Jill a Narnia.

Jill llegó un poquito después que Eustaquio. Ambos habían aparecido muy cerca del castillo de Cair Paravel. Observaban como el anciano Rey, se despedía del viejo enano y subía a un barco. Pero Eustaquio no supo reconocer en ese anciano a su amigo Caspian y fallaron la primera señal.

Allí mismo, los niños conocieron al búho Plumaluz. Y éste no tardó en llevarlos ante el viejo enano, que resultó ser el fiel Trumpkin. El búho les advirtió que no le hablaran en absoluto de la misión encomendada por Aslan. Pues de lo contrario, Trumpkin tendría que cumplir el encargo del Rey de no permitir que nadie más desapareciera intentando encontrar al príncipe. En cambio, los condujo a un consejo de búhos donde decidieron que el más indicado para acompañarlos en su difícil tarea, era el renacuajo del pantano, Barroquejón.

Y comenzó su viaje. Pasaron por el Páramo de Ettins, tierra de los gigantes. Lograron divisar un gran puente de piedra, y convencidos de que era el acceso a la antigua ciudad gigante que debían buscar, lo siguieron. Y cuando ya llegaban al final, se cruzaron con un caballero con armadura y montura negras, acompañado por una dama montada en un caballo blanco. El caballero no les dirigió la palabra en ningún momento. Pero la dama les indicó amablemente que el camino conducía a Harfang, tierra de los Gigantes Amables. Y les invitó a acudir allí en su nombre y participar así de su hospitalidad y su gran cena.

A Barroquejón le resultó una dama más que extraña. Pero a los niños les encantó y no tuvo más remedio que seguirlos. Él desconfiaba de las verdaderas intenciones de la dama, y ellos sólo pensaban en las comodidades con las que les agasajarían. Pronto Jill se olvidó de sus señales.

Ya en Harfang descansaron, y Jill soñó con Aslan. En la mañana, comprobaron horrorizados que todo el camino andado eran las ruinas de la ciudad que buscaban. Habían fallado otra señal y ahora era preciso salir de allí. Pero todo era bastante más complicado, porque era obvio que la dama los había engatusado y pretendía ofrecerlos a los gigantes como cena.

Tras escabullirse y correr sumamente desesperados, se introducen en una pequeña abertura del terreno. Jill resbala cayendo por una pendiente y arrastra a los otros. Se salvan de los gigantes, pero aparecen ante el guardián de las fronteras de Bajotierra que los conduce de inmediato ante la Reina del Reino de las Profundidades. Por lo menos ya estaban donde Aslan les dijo que debían estar.

Bajaron por cavernas cada vez más profundas, hasta llegar a un extraño mar y subieron a un barco. La reina no estaba en palacio pero en su lugar les recibió el mismísimo caballero negro. Él les contó que según pudo saber por boca de la Reina, era un ser hechizado. Se convertía en serpiente y por ello debía ser atado a una silla de plata. Su encantamiento sólo desaparecería cuando fuera rey y ella reina en un país fuera de Bajotierra. Por ello, ella estaba preparando un ejército y construyendo pasadizos para salir y conquistar ese país.

Llegada la hora de la transformación, lo ataron y ellos lo acompañaron. Presenciaron la señal: pidió auxilio en el nombre de Aslan. Lo desataron y tras destruir la silla de su calvario, el joven se presentó: era Rilian, hijo del Rey Caspian. Pero su alegría duró poco porque la Reina no tardó en llegar y arrojando un puñado de polvo verde sobre el fuego de la estancia, comenzó a hechizarlos a todos. Como pudo, Barroquejón intentó apagar el fuego rompiéndose así el maleficio. La Reina se transformó rápidamente en serpiente, pero acabaron con ella y sucedieron cosas extrañas. Capturaron al gnomo Golg que les contó que todo era producto de la energía de la verdadera Tierra de las Profundidades, la Tierra de Bism. El hechizo se había roto también para ellos.

Por un momento Rilian deseó conocer Bism, como Caspian quiso navegar al Fin del Mundo, pero prosiguieron su camino por las galerías que la Reina construyera. Y cuando llegaron al final, se toparon con un hoyo por el que sólo Jill pudo salir. Y desapareció.

¡Jill estaba en Narnia!

Disfrutó con la visión de la Gran Danza de la Nieve antes de pedir ayuda.

Rilian partió hacia Cair Paravel al encuentro del padre. Pues Caspian supo por Aslan de su llegada. Los niños llegaron más tarde montados en centauros y fueron testigos de la despedida de Caspian y del dolor de Rilian por su pérdida.

Luego Aslan, sopló devolviéndoles a su mundo y al ayudarles con sus compañeros de colegio, cumplió con el deseo de Caspian de conocer ese otro mundo.

____________________
avatar
rrdarkangel
¡¡Se escribir!!

Femenino Mensajes : 1691
Fecha de inscripción : 14/07/2010
Edad : 25
Localización : En bar Fangtasia, de Shreveport con Eric en la cama o sino con cualquiera d emis chicos
Empleo /Ocio : empleo: domadora / Ocio: ser loba

Personaje Rol
Nombre: Angelica Dark Denakis
Características Psicológicas: no quieres saber, a menos no bajo tu propio riesgo

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.